FANDOM


Antes de la fusión (s.XIX-1939): Levante Football Club y Gimnástico Football Club[1]Editar

Finales del S. XIX-1909. El Levante FC y el fútbol en el Cap i Casal. Una génesis paralela.Editar

El fútbol entró en la ciudad de Valencia por el mar, como en tantos otros lugares. Desde finales del XIX las tripulaciones de los mercantes británicos dedicaban sus horas de asueto a pelotear en La Plageta del Cabanyal. Por aquellos años el maestro progresista Vicent Ballester Fandos había hecho suya la corriente higienista a favor del deporte que recorría Europa. Y en los recreos se llevaba a sus alumnos a La Plageta. Allí entraron en contacto británicos y valencianos. A la fiesta se unieron trabajadores del puerto y los primeros sportmen que practicaban en los gimnasios de la capital. En 1903 apareció un Club Español que jugaba contra los extranjeros; y cuatro años después, en 1907, se registraron los dos primeros clubs oficiales: el FC Valencia —que desapareció en 1911— y el FC Cabanyal, ambos formados mayoritariamente por jóvenes de El Grau y de El Cabanyal. En aquel tiempo el fútbol era percibido como un entretenimiento de excéntricos y apenas lo practicaban un centenar de chicos en los primeros campos de la ciudad: La Plageta, Algirós y el Camí del Grau. A finales de 1908 el FC Cabanyal empieza a aparecer en prensa como Levante del CabañaloClub Levante (Cabañal), una doble denominación que se mantendrá hasta la reinscripción definitiva del Levante FC, ya con este nombre, el 6-9-1909.

1909 fue un año clave para el fútbol valenciano. En el marco de la Exposición Regional Valenciana el nuevo deporte se presentó en sociedad, a través de los torneos valenciano y estatal. En el primero participaron Recreación de Alicante, FC Cabanyal y FC Valencia, imponiéndose este último, que disputó el torneo estatal frente a RCD Espanyol, FC Barcelona y Gimnástica de Madrid. Los valencianos quedaron últimos y evidenciaron nuestro retraso respecto a otras latitudes. Hubo también un torneo juvenil que disputaron los clubs locales, FC Valencia y FC Cabanyal, al que una parte de la prensa, constatando la doble denominación que era habitual, llamó Levante.

La euforia futbolística que estos torneos generaron en la ciudad, provocó que unos meses después, en septiembre, tres nuevos clubs —Hispano, España y Rat Penat— se unieran al Levante FC y al FC Valencia. Entre los cinco fundaron la Federación Regional Valenciana de Clubs de Foot-Ball y poco después estaban disputando el primer campeonato, en el que el Levante FC, una formación entusiasta pero muy joven, participó sin mucho éxito. Ochando, Vela, Domingo, Lapuente, Gassull, Campa, Tatay, Álvarez, Peset, y las sagas de los Fernández, Valiente, Morales… Los pioneros del Levante FC. Los hermanos Ballester Gozalvo, con José y Víctor al frente, sus grandes impulsores.

1909. El Gimnàstic a su aire.Editar

Mientras esto sucedía en la ciudad, en el interior de las tapias del Patronato de la Juventud Obrera (PJO), centenares de niños daban patadas al balón. Como confesaba el padre Narciso Basté, el fútbol era un instrumento para atraer a los niños y alejarlos de las “garras del socialismo” y del laicismo. El 16-9-1909 el PJO inscribía su Sección Gimnástica, la primera gran cantera organizada del deporte valenciano, donde se forjó el Gimnàstic que a partir de 1915 comenzó a jugar contra otros clubs de la ciudad fuera de las tapias del colegio y que desde 1918 conquistó la hegemonía de nuestro fútbol.Basté había puesto al frente del club a Amador Sanchis, un entusiasta del deporte, que fue presidente y capitán del Gimnàstic, árbitro, cronista… El mismo que en 1919 emancipó al Gimnàstic del PJO. Los Figueroa, Calvo, Ventura, Cubells, Molina o Sanchis que en 1913 eran unos imberbes pioneros, fueron la base del gran Gimnàstic posterior, un club que siempre defendió los valores de la cantera y del amor a los colores blaugrana.

1909-1916. Levante FC, crecimiento y ausencia.Editar

En 1911 y principios de 1912 el club marítimo se había postulado como un serio aspirante a arrebatar la hegemonía primero del FC Valencia y después del Hispania. El Levante FC había crecido como sociedad, con varios teams y equipos juveniles, y además había adquirido el histórico Camp del Camí del Grau —un terreno anterior y muy próximo al de La Creu—. Y justo en ese momento de auge se pierde la pista del club, tras cuatro meses en que el Cap i Casal vivió en estado de guerra a consecuencia de la Semana Trágica valenciana y de los constantes y sangrientos enfrentamientos entre republicanos y conservadores. Un pucherazo electoral hizo que éstos últimos conquistaran la alcaldía tras una larga década de hegemonía republicana. Gandia y Chanzà, en 1954, afirmaban que entre 1912 y 1915-16 los equipos marítimos se refugiaron en La Plageta de El Cabanyal. Aunque no hay más constancia documental de ello, así debió de suceder porque si no, no se entiende que en 1915-16 el fútbol de Els Poblats Marítims irrumpiera en la ciudad con la fuerza con que lo hizo y con la presencia de hasta cinco clubs. Es el momento en que algunos levantinistas de largo recorrido como Mariano Valiente y Víctor Ballester reimpulsan, tras una reunión en el Café La Malleta, el Levante FC, que vuelve a aparecer en prensa en 1916. En aquel equipo destacaba un joven defensa, Alfonso Pallàs, que reinscribiría al club como presidente en 1919.

1919 y el despegue definitivo de nuestro fútbol.Editar

1919 es otro año clave. Tras el final de la I Guerra Mundial, el fútbol valenciano experimentó un nuevo impulso y en 1919 se refunda la Federación y se asientan las bases para la consolidación definitiva. Los cuatro grandes clubs que marcarán los primeros años 20 pasan por el registro para adaptarse a la nueva situación: los históricos Levante FC, España y Gimnàstic FC; y el Valencia CF, que se funda este año. El Gimnàstic, que ya tenía algunos títulos en sus vitrinas y que había conquistado el Trofeo de la Feria de Julio en 1918, iba a ser el club hegemónico en la ciudad. Fue campeón de Valencia las temporadas 1918-19, 19-20 y 20-21 y perdió la final contra el España la 21-22. Esta temporada el Levante FC ganó su primer trofeo importante, la Copa Valls; y nació la Selecció Valenciana. El fútbol había cambiado de ciclo y se consolidaba para siempre. Un cambio que se visualizó definitivamente con la aparición de nuevos campos. El Levante FC, de la mano de los Manchancoses, Porcal o el mítico Juan Puig, había renacido de sus cenizas, tras una década convulsa, y crecía desde Els Poblats Marítims, impulsado por una afición numerosa y entusiasta. El Gimnàstic ya era un grande con la base de los chavales de 1912-13; la aportación estelar de los hermanos Cimadevilla y de Silvino Cervelló, y la creciente y violenta rivalidad con el Valencia CF por la conquista futbolística de la capital.

1922-23. Los nuevos campos y el Gimnàstic campeón.Editar

En septiembre de 1922, el Levante FC dejaba atrás el espacio mítico de La Plageta y adquiría una nueva dimensión con la inauguración del Camp de La Creu —o del Camí Fondo—, una de las operaciones más brillantes en la historia del club.Ferrús; Pellicer, Pallàs; Pérez, Machancoses, Puig; Sanchis, Porcal, Sotillos, Casanova y Ricart fueron los elegidos para abrir esa nueva era para los levantinos. El Valencia CF de Montes y Cubells se impuso 1-4 en el partido de inauguración, con el histórico cabanyalero Porcal como primer goleador levantino en el Camp de La Creu. Aquel campo, con sus 105x78 metros y su proyecto para 10.000 espectadores, devino fundamental por diversos motivos. Por un lado, dotaba al club de una estabilidad espacial determinante para su crecimiento en las dos décadas siguientes, tras unos años de exilio en Algirós o en el Camp de la Soletat. Por otro, pese a acercar al club mínimamente a la ciudad —y por tanto a un nuevo mercado de seguidores— consolidaba para siempre su vínculo con Els Poblats Marítims, territorio del que sería el abanderado futbolístico.

Por su parte, el Gimnàstic FC, todavía el gran Gimnàstic campeón, fue todavía más ambicioso, y respondió al Levante FC y al Valencia CF —que también inauguraba Mestalla— con el traslado al Stadium del Turia; un escenario deportivo en el mismo cauce del río, que llegó a acoger a 30.000 personas, pero que unos años después cerró como era previsible por el riesgo de avenidas del río. Allí surgió el apelativo de granotes, por las ranas que poblaban el cauce y eran la particular banda sonora de los partidos. A finales de 1925, el Gimnàstic arrendaba Vallejo, que acogería al Levante UD tras la fusión.

En esos meses de eclosión entre 1922 y 1923 —en que el fútbol valenciano ascendió a la categoría de fenómeno de masas— se disputaron también los primeros partidos internacionales. ElGimnàstic se enfrentaría a equipos como el Imperio Lisboa, el Deutscher de Praga o el alemán Turnverein Furth; el Levante FC, mucho más modesto, debutó en los amistosos europeos contra el Cette francés.

Aunque el Valencia CF comenzó a comerle el terreno al Gimnàstic como primer club de la ciudad estricta —social y deportivamente— con el título de campeón valenciano de 1922-23, el gran Gimnàstic de la furia regresó para recuperar el título en la temporada 1923-24. Boro, Civera, Marco, Casimiro, Arróniz, Aurelio, César, Silvino y Calvo, capitaneados por el ya veterano Benito Ventura, y liderados por el gran mediocentro Enrique Molina —que agrandó su leyenda en Mestalla— fue el último gran equipo ganador de los blaugrana.

1924. Declive blaugrana y ascenso blanquinegre.Editar

En la temporada 1924-25 el Gimnàstic celebraba su XV aniversario por todo lo alto y los de Amador Sanchis aspiraron todavía al título de campeón de Valencia. Pero en el partido de desempate fueron arrollados 7-1 por los de Mestalla. Aquel resultado fue un punto de inflexión en la trayectoria de los dos equipos. El Valencia CF asumió la hegemonía futbolística del fútbol autonómico, sólo cuestionada alguna temporada por el Castellón o por el Levante FC, que en pocos años se convirtió en el segundo equipo del Cap i Casal dejando atrás al Gimnàstic. La temporada 1927-28 fue el primer año glorioso del equipo de El Cabanyal con Cabo; Ballester, Torregrossa; Pascual, Puig, Hilario; Orriols, Molina, Rubio, Ramonzuelo y Alamar como once de gala. Capitaneados por Juanito Puig, el mejor jugador de la historia del club, aquel equipo era una combinación de gente de la casa, como Mario o Pascual; fichajes traídos desde Barcelona, como el rechoncho extremo Orriols o el genial goleador Gaspar Rubio —fichado por 5.000 pesetas al Gracia— y canteranos criados en Los Invencibles, como Hilario o Alamar.

Los Invencibles fue uno de los fogonazos más brillantes del historial levantino. En 1924 se reveló como el mejor juvenil de España, aplastando incluso al Madrid o al FC Barcelona. Con unos registros de goles y victorias que todavía hoy impresiona, subió de categoría en categoría manteniendo la misma superioridad. A fuerza de jugar juntos desde niños y de su estilo “hábil y depurada técnica”, los Villarroya, Font, Sapiña, Alamar I, Luz, Sorní, Alamar II, Puig II, Lacomba, Hilario y Vázquez —Cases o Folch también aparecía por las alineaciones—, pronto fueron reclamados por el primer equipo. De hecho, dos años antes del campeonato regional 1927-28, el Levante FC, con cuatro chavales del Invencible en el once titular —Hilario, Sorní, Lacomba y Juanito Vázquez—, se plantó en el campo del FC Barcelona de Platko como subcampeón de Valencia. Desde esa temporada 1925-26, el Levante FC, que no pasaba de humilde equipo marítimo, entró por derecho propio en la pugna por los títulos contra cualquier otro gran club valenciano.

1927-1928. El Levante FC, campeón valenciano.Editar

La gran victoria en el Campeonato Valenciano se materializó en enero de 1928, tras vencer por 2-1 al Valencia CF en el Camp de La Creu. Era el último partido del campeonato y el Levante FC aventajaba al Valencia CF por un solo punto. Molina entró en la historia como goleador del Levante FC. José Gómez era el entrenador de aquel equipo inmortal, presidido entonces por Roberto Gallart. Sin embargo, desde aquel momento ni Levante FC —que no gestionó bien sus éxitos— ni Gimnàstic FC vivieron buenos momentos. El Gimnàstic entró un proceso de “franca decadencia” que venía de años atrás y se agudizó con el paso del tiempo. Pese a los constantes intentos por recuperar el liderazgo de la Valencia futbolística —los blaugrana llegaron a fichar al gran Montes, del Valencia CF, o al internacional Travieso—, el Gimnàstic entró en una espiral de proyectos frustrados que le llevó a descender en 1929 a la 2ª división valenciana. La decadencia también fue institucional, llegando incluso a producirse una escisión en el club granota bajo en nombre del Europa. Además, ninguno de los dos equipos pudo entrar en la 2ª española que ese año se ponía en marcha, quedando atrapados en 3ª en estos primeros años junto a equipos muy inferiores como el Burjassot, Saguntino o Sporting del Puerto de Sagunto.

1934-35. El Levante FC, supercampeón.Editar

Tras varios años de inestabilidad institucional y económica, el Levante FC volvió a ser un grande en 1933. Ese año, bajo la dirección técnica del histórico entrenador checo Anton Fibver,los marítimos conquistaron la Copa Mediterráneo —un torneo en que participaron equipos catalanes de segunda fila, baleares y valencianos—. Fue el trampolín para dos años de ensueño. Una nueva generación de levantinos como Puig II —de Los Invencibles—, el gran defensa Calpe, Balaguer o Felipe, siempre capitaneados por el gran Juan Puig, rozó la gloria en el Campeonato Valenciano 1933-34. El Levante FC poderoso había vuelto con la presidencia de Rafael Valls. Aquel gran equipo perdió el campeonato en el último partido. Casualidades del destino, el Gimnàstic, que no se jugaba nada, venció al Levante FC 1-0 y dio el título al Valencia CF.

Pero el Levante FC había vuelto para quedarse y la temporada siguiente protagonizó uno de los mejores años de su historia. Los del Cabanyal, con un juego arrollador, se impusieron al Valencia CF, Sevilla, Betis, Murcia y Hércules en el Campeonato Superregional. Pero no se quedaron ahí y en las rondas posteriores del Campeonato de España protagonizaron momentos épicos, eliminando al mismísimo FC Barcelona y clasificándose para las semifinales de Copa. Els Poblats Marítims y Valencia entera reventaron de entusiasmo en la recepción a los héroes: Vidal; Calpe, Puig, Núñez; Gostinet Dolz, Porreras; Puig II, Artigas, Calero, Felipe y Aparicio. Una alineación que permanece en el imaginario granota junto a los elegidos de los ascensos del 63 y de 2004. Y mientras esto sucedía en la Copa, en Liga Levante FC y Gimnàstic FC se colaron en 2ª gracias a una reestructuración de las categorías. Ninguno de los dos tuvo una actuación destacada en estos torneos. Los dos equipos, que sin saberlo marchaban hacia un escenario de guerra y posterior fusión, habían probado la gloria y el frío metal del yunque de la adversidad en las dos últimas décadas. Mucho se ha especulado sobre lo distintos que eran los universos del Gimnàstic y del Levante cuando se fusionaron en el 39. Sin embargo, tenían muchas cosas en común: eran los pioneros del fútbol valenciano, resistieron con tenacidad todas las fatalidades y tenían dos aficiones fieles e inaccesibles al desaliento. Como dijo Amador Sanchis en 1954, tanto levantinos como gimnastiquiscas “fueron y seguirán siendo los dignos caballeros del deporte valenciano”.

1936-1939. Una doble historia marcada por la Guerra Civil.Editar

Con honrosas excepciones, la historiografía del fútbol ha pasado de puntillas sobre el oscuro período de la Guerra Civil. Se ha ignorado, de manera sorprendentemente habitual, que la actividad deportiva persistió en la zona republicana, con una salud que se evidenció de manera especial en la Comunitat Valenciana, donde Levante FC, Gimnàstic y Valencia CF, así como un buen número de equipos amateurs, mantuvieron viva la llama del fútbol hasta enero de 1938. El estallido de la contienda deparó semanas de incertidumbre para los clubes de la ciudad, en especial para el Gimnàstic, estrechamente ligado a la Derecha Regional Valenciana. Los temores a la represión y al caos de las colectivizaciones se disiparon con la incautación interna de los clubes por parte de sus empleados. En el caso del Gimnàstic fue una junta de ex jugadores y directivos, al frente de la cual se situó Enrique Cervelló, la que se encargó de regir los destinos del club. Esta directiva ahondó en los orígenes populares de la sociedad como justificación para la toma del mando y puso todo su empeño en evitar represalias. Por su parte el Levante FC, que no había definido su directiva a 18 de julio de 1936, mantuvo a la mayor parte de miembros del anterior consejo, de ideas y militancia izquierdistas. Una nota hecha pública en agosto reconocía su “absoluta identificación” con la República. La única ausencia de consideración fue la de Rafael Valls, quien al finalizar la guerra se convertiría en el primer presidente de la Udelage. Tomàs Carsí, un histórico del club, fue el encargado de regir los destinos del Levante FC durante la guerra, secundado por el secretario general Andrés Gallart.

1937. El Levante FC campeón de la Copa de la España Libre.Editar

Aclarados los aspectos organizativos y tras una serie de encuentros a beneficio de las milicias, Levante FC y Gimnàstic tomaron parte en el Superregional de 1936. Ambos clubes tuvieron una discreta actuación en un torneo que se adjudicó el Valencia CF en el suspiro final. Algo parecido sucedería con la Liga del Mediterráneo, organizada por las Federaciones Valenciana y Catalana, en la que se impuso el FC Barcelona. Acabada ésta dio comienzo la Copa de la España Libre, competición que completaba el círculo natural del fútbol español (Superregional, Liga, Copa), y en la que el Levante FC, reforzado por cuatro jugadores del Gimnàstic, se impuso de manera incontestable. La victoria ante el Valencia CF por 1-0 en la final de la competición, disputada en Sarrià el 18 de julio de 1937, coronó al equipode Els Poblats Marítims como campeón de la España republicana. El gol lo marcó Nieto al rematar un centro ¿cómo no? de Agustín Dolz, Agostinet. Un título larga e injustamente condenado al ostracismo que representa un hito en la historia del club [ver el Informe L’Oronella sobre la Copa de la España Libre]. Una alineación para la memoria levantinista: Valero; Olivares, Calpe; Dolz, Calero, Rubio; Puig II, Nieto, Martínez, Gaspar Rubio y Fraisón. El Valencia CF, herido en su orgullo, pidió la revancha que se jugó días después en Mestalla, donde el Levante FC volvió a vencer 2-4.

Desde la finalización de la Copa, el fútbol entró en un declive irremediable debido al recrudecimiento de la guerra. Muchos futbolistas fueron militarizados y enviados al frente de Teruel, donde perdería la vida el levantino Arater. El resto, un grupo de adolescentes y veteranos de largo recorrido, participó en las dos últimas competiciones, el Campeonato Valenciano de 1937 y la Promoción Valencia-Catalunya, ésta inconclusa a causa de los avatares bélicos. En ambas el Levante FC y el Gimnàstic, desprovistos de sus mejores jugadores, sufrieron el rodillo del Valencia CF.

1939. Superando los tópicos: del final de la guerra a la Udelage.Editar

Al finalizar la guerra, el fútbol valenciano tomó el camino marcado por el teniente coronel Julián Troncoso, presidente de la nueva Federación Española. El deporte, imbuido de la parafernalia del Movimiento, se convirtió en una perfecta arma al servicio del nuevo régimen. Los primeros partidos de la postguerra en Valencia se disputaron bajo la nada simbólica presidencia de retratos de Franco y entre los cánticos y símbolos de rigor. En este escenario el Valencia CF fue, sin lugar a dudas, el gran beneficiado por el cambio de tornas. Alfredo Giménez Buesa, comandante de Recuperación de Automóviles y ex directivo del club blanco, gestionó la recontrucción de Mestalla, destrozado por la guerra, a coste cero, por parte del ejército. También el Gimnàstic recibió su porción de ayuda de las nuevas autoridades. Vallejo, que había quedado intacto tras la guerra, albergó partidos de fútbol, exhibiciones atléticas de la Falange y otros actos hasta que Mestalla estuvo a punto. Del Camp de La Creu, que había servido como almacén y garaje militar, y que presentaba mejor estado que el de Mestalla, poco se habló. El compromiso inicial de remodelar el estadio del Levante FC una vez acabase la reconstrucción de Mestalla quedó en nada y el recinto permaneció abandonado hasta que fue ocupado por la organización juvenil falangista. El apoyo del ejército permitió al Valencia CF generar un importante superávit y sentar las bases del gran club que dominó la España futbolística en los años 40. Por el contrario el Levante FC y el Gimnàstic hubieron de contentarse con poco menos que las migajas del banquete. El primero, a pesar de su gran potencial, demostrado con contundentes victorias en los encuentrosdisputados en 1939, se vio pronto acuciado por la crisis económica. El segundo, cuyo eterno debate entre el profesionalismo y el amateurismo volvió a aflorar, quedó descartado para grandes gestas debido a la juventud de la mayor parte de sus jugadores.

En este contexto se produjo, en agosto de 1939, la fusión entre Levante FC y Gimnàstic que dio lugar a la Udelage (Unión Deportiva Levante-Gimnástico). La unión fue auspiciada por la Federación Valenciana con el señuelo de la inclusión del club en la Primera División. Con esta fusión se alcanzó un triple objetivo: matizar al Levante FC, una sociedad de extracción republicana, con los valores conservadores del Gimnàstic; premiar al club de Vallejo con la posibilidad de permanecer entre los mejores tras la remodelación del fútbol español; y generar un poder alternativo al Valencia CF a través de un club directamente adscrito a la Delegación de Deportes de la Falange Española Tradicionalista, como sucedió con la Udelage.

Desde entonces se ha tratado de explicar la génesis del actual Levante UD a través de una teoría desarrollada por el periodista Santiago Carbonell: la fusión era inevitable al carecer el Levante FC de campo, arrasado por la guerra, y el Gimnàstic de plantilla. Ha llegado la hora, setenta años después, de superar los tópicos y sumergirse en la historia de una unión que no fue ni de lejos como nos contaron. Seria Importante que en la nueva era del Futbol del País Valenciano se recuperaran a el Levante FC i el Gimnastico FC que junto con el Llevant UE y el Valencia FC aumentarian la pasión en un Cap I Casal de hasta 4 entidades vip*

ReferenciasEditar

  1. Texto extraído íntegramente de http://www.historialevanteud.com/content/historia-del-llevant-ud